diumenge, 2 de març de 2014

Algunes consideracions d'interés sobre el bandolerisme valencià del XIX

El llibre Guerra, Revolución, Constitución (1808 y 2008), editat en 2012 per Encarna i Carmen Garcia Monerris, conté un estudi de l’historiador Manuel Ardit, titulat Revolución liberal y revuelta campesina treinta años después. En el dit treball, i més concretament en les pàgines 73 i 74, el professor Ardit fa una lúcida reflexió sobre les dificultats que comporta l’anàlisi del bandolerisme valencià del Vuit-cents:

No podía, de todos modos, limitar el estudio de las tensiones sociales a finales del siglo xviii a los enfrentamientos antiseñoriales, y dediqué otro apartado de aquel primer capítulo al estudio de un variado conjunto de antagonismos sociales. Me interesaba especialmente el estudio del bandolerismo, entre otras cosas porque supuse que el estallido de violencia que experimentó el País Valenciano a partir de 1808 debió haber estado precedido por una lenta erosión de la paz social y el bandolerismo parecía un buen indicador. No lo pude estudiar con la debida profundidad porque se trata de un fenómeno cuyo estudio pormenorizado hubiera requerido una atenta investigación sobre fuentes muy variadas.11 Recogí noticias dispersas e incompletas y, sobre todo, analicé detalladamente la información que proporcionaban los Libros de Ajusticiados y Desamparados de la cofradía valenciana de la Virgen de los Desamparados, que tenía, entre otros cometidos, el de enterrar a todos los reos condenados a la pena capital en la ciudad de Valencia. La fuente cubría un período extenso y permitía analizar el fenómeno de una forma serial. Sin embargo no siempre constaba la causa de la condena, por lo que el bandolerismo aparecía encubierto por el fenómeno más general de la violencia interpersonal y la delincuencia genérica. El crecimiento de la delincuencia en el siglo xviii no se mostraba con la nitidez que pensaba encontrar, anque se apreciaba levemente en los años finales de la centuria, apareciendo con mucha claridad el aumento de las condenas a muerte en la primera mitad del siglo xix. Sin embargo encontré un hecho con el que no contaba a priori, y es que la mayoría de los condenados, si no consideramos la comarca de l’Horta, procedían de pueblos que habían sido moriscos antes de 1609. Esto me llevó a concluir que en estas localidades, todas ellas de señorío, era mayor la pobreza, una de las causas que podían llevar a muchos hombres a vivir al margen de la ley. Puede parecer una conclusión hecha con cierta ligereza, pero una investigación en curso todavía inédita ha llegado a las mismas conclusiones.12
__________
[11] Así lo ha demostrado la investigación de Manel Arcos i Martínez sobre el bandolerismo de la Safor y la Marina Alta en la primera mitad del siglo xix. Ver, de este autor, La senda dels lladres: Episodis de bandolerisme més ençà i més enllà de la serra de Mostalla (1806-1839), Valencia, Universitat de València, 2009.
[12] Comunicación oral de Eric Chaney, profesor de la Universidad de Harvard, que lleva adelante un trabajo sobre las consecuencias de la expulsión de los moriscos en el País Valenciano.